Quien tiene una marca, tiene un tesoro

Siete de cada diez euros del gasto de la compra corresponden a marcas de fabricante según un estudio de Promarca, frente a las marcas de distribuidor o marcas blancas. Muchas de ellas son marcas conocidas por todos nosotros, permanecen en lo más alto generación tras generación, inspiran confianza y cuentan con una personalidad bien definida.

logos

Para llegar a ser una gran marca no vale con limitarse a hacerse un hueco en el mercado, también tendrá que hacerlo en la mente de sus clientes actuales y potenciales. Estaremos frente a una marca emblemática cuando sea capaz de establecer vínculos que van más allá de lo puramente comercial.

El valor de la marca crecerá si es capaz de diferenciarse de la competencia y de renovarse constantemente asumiendo los riesgos que esto conlleva, pero siendo fieles a una serie de principios y atributos, lo que supone una gran inversión de dinero y tiempo, siempre sin olvidar que una firma sin un buen producto que la respalde no vale nada.

La gestión de la marca cobra mayor importancia cuando hablamos de competidores con productos parecidos. Dicha gestión no debe quedar reducida al departamento de marketing, debe implicar a todas las personas que forman la compañía. Poseer una marca reconocida supone una enorme responsabilidad porque deberá satisfacer las expectativas del consumidor, ya que una marca es una promesa principalmente.

Los beneficios de crear valor de marca son muchos, pero el principal es la lealtad generada en los consumidores, que hará que la empresa dependa menos de estrategias basadas en el precio, permitiendo mayores márgenes de beneficio. Además, una marca representa una ventaja competitiva que se traducirá en una barrera de entrada para nuevos bienes o servicios de la competencia.

La marca puede suponer un tercio del valor total de una empresa gracias a la vinculación que se crea con el cliente y la sociedad. Según distintos estudios, la compañía con mayor valor de marca en el mundo es Coca-Cola, que supera los 77.000 millones de dólares, seguida de IBM y Microsoft. Las magníficas estrategias de marketing de Coca-Cola, asociando su producto a la felicidad y explotando al máximo el secretismo de sus ingredientes, han contribuido a ello.


La sociedad actual otorga mucho poder e importancia a las marcas y renuncia a recursos económicos a cambio de una determinada marca o para seguir la moda pero, cada día más, el consumidor quiere saber qué empresa hay detrás y cuál es su filosofía.

Anuncios

Acerca de Alberto

Diplomado en Ciencias Empresariales. Técnico Superior en Gestión Comercial y Marketing.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Quien tiene una marca, tiene un tesoro

  1. Lo curioso es que McDonalds ha cambiado su color corporativo y no ha perdido mercado, todo lo contrario. Son marcas consolidadas que se pueden permitir cualquier cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s